kit esencial para la gripe

Lo que el Coronavirus Puede Aprender de la Gripe Española

Tras la Primera Guerra Mundial, una pandemia de gripe barrió el mundo, matando al menos a 50 millones de personas. ¿Qué lecciones puede enseñarnos la gripe española sobre el Covid-19?

Hace cien años, un mundo que se recuperaba de una guerra mundial que había matado a unos 20 millones de personas tuvo que enfrentarse de repente a algo aún más mortal: un brote de gripe.

Se cree que la pandemia, que se conoció como la gripe española, comenzó en los apretados y abarrotados campos de entrenamiento del ejército en el Frente Occidental. Las condiciones insalubres, especialmente en las trincheras a lo largo de la frontera francesa, ayudaron a que se incubara y luego se propagara. La guerra terminó en noviembre de 1918, pero cuando los soldados regresaron a casa, trayendo consigo el virus, una pérdida de vidas aún mayor estaba a la vuelta de la esquina; se cree que entre 50 y 100 millones de personas murieron.

El mundo ha sufrido muchas pandemias en los años transcurridos desde entonces – al menos tres graves brotes de gripe entre ellos – pero ninguna pandemia ha sido tan mortal ni de tan amplio alcance.

Mientras el mundo reacciona a un brote de Covid-19 que ocupa los titulares de la prensa, pero que es mucho, mucho menos mortal, nosotros volvemos la vista atrás para ver lo que hemos aprendido de una de las enfermedades más devastadoras de la historia.

La Neumonía es a Menudo la Causa de Muerte

Muchas de las personas que mueren por el Covid-19 están sucumbiendo a una forma de neumonía, que se afianza a medida que el sistema inmunológico se debilita por la lucha contra el virus.

Esto es algo que comparte con la gripe española, aunque hay que decir que la tasa de mortalidad de Covid-19 es mucho menor que la de la gripe española. Las personas mayores y las que tienen el sistema inmunológico comprometido, que constituyen la mayoría de los que han muerto por la enfermedad hasta ahora, son más susceptibles a las infecciones que causan neumonía.

Algunos Lugares Se Salvaron de La Gripe Española

Los viajes en avión existían cuando la gripe española atacó. Pero hay pocos lugares en la Tierra que escaparon a sus horribles efectos. Su paso por el mundo fue más lento, llevado por ferrocarril y por vapor de pasajeros en vez de por avión. Algunos lugares resistieron durante meses, o incluso años, antes de que la gripe llegará y causara su terrible estrago.

Pero algunos lugares lograron mantener la gripe a raya, a menudo utilizando técnicas básicas que aún se utilizan 100 años después. En Alaska, una comunidad de la Bahía de Bristol escapó de la gripe casi ilesa. Cerraron las escuelas, prohibieron las reuniones públicas y cortaron el acceso al pueblo desde la carretera principal. Era una versión de baja tecnología de las restricciones de viaje que se han utilizado en algunas zonas hoy en día, como la provincia china de Hubei y el norte de Italia, en un esfuerzo por detener la propagación del coronavirus.

 

Diferentes Virus se Dirigen a Diferentes Poblaciones

 

Los médicos han descrito la gripe española como el “mayor holocausto médico de la historia”. No fue sólo el hecho de que matara a tantos, sino que muchas de sus víctimas eran jóvenes y saludables. Normalmente, un sistema inmunológico saludable puede lidiar razonablemente bien con la gripe, pero esta versión atacó tan rápidamente que abrumó al sistema inmunológico, causando una reacción excesiva masiva conocida como tormenta de citoquinas, inundando los pulmones con un fluido que se convirtió en el perfecto reservorio de infecciones secundarias. Las personas mayores, curiosamente, no eran tan susceptibles, quizás porque habían sobrevivido a una cepa de gripe muy similar que había empezado a propagarse por las poblaciones humanas en la década de 1830.

La gripe estimuló el desarrollo de los sistemas de salud pública en todo el mundo desarrollado, ya que los científicos y los gobiernos se dieron cuenta de que las pandemias se propagarían más rápidamente
Con el nuevo coronavirus, se considera que los ancianos y las personas con enfermedades preexistentes son los que corren mayor riesgo. Aunque todavía es bajo, las muertes han sido más altas en los mayores de 80 años.

 

La Salud Pública es la Mejor Defensa

 

Cuando la gripe española estalló, el mundo acababa de salir de una guerra global, con recursos públicos vitales desviados a los esfuerzos militares. La idea de un sistema de salud pública estaba en sus inicios en muchos lugares, sólo la clase media o los ricos podían permitirse visitar a un médico. La gripe mataba a muchos en los barrios marginales y otras zonas urbanas pobres, entre las poblaciones con una nutrición y un saneamiento deficientes y, a menudo, entre las personas con problemas de salud subyacentes.

Esta pandemia estimuló el desarrollo de los sistemas de salud pública en todo el mundo desarrollado, ya que los científicos y los gobiernos se dieron cuenta de que las pandemias se propagarían más rápidamente que en el pasado.

Tratar a las personas caso por caso no sería suficiente: para hacer frente a las pandemias en entornos urbanos, los gobiernos tendrían que movilizar recursos como si estuvieran en guerra, poner en cuarentena a los que mostraran signos de la enfermedad, mantener los casos menores separados de los que sufrieran una enfermedad más grave y limitar los movimientos de las personas para que la enfermedad se quemara.

Las medidas de salud pública que vemos que se están promulgando hoy en día en todo el mundo como esfuerzos para contener la propagación del coronavirus son uno de los efectos más duraderos de la gripe española.

 

Related Posts

Begin typing your search term above and press enter to search. Press ESC to cancel.

Back To Top